• Home
  • Gobierno de Coalición

Publicaciones etiquetadas ‘Gobierno de Coalición’

Construir país

Tenemos un Gobierno que ha celebrado ya su primer Consejo de Ministros y cuya composición no ha pasado desapercibida. Ha captado la atención social, dado que no se trata de un ejecutivo más ni de unos ministros cualesquiera. El de Pedro Sánchez es un Gobierno con un claro perfil político, plural, que está preparado técnicamente con excelentes profesionales y cuyas trayectorias avalan su capacidad para hacer frente a los problemas del país y abren el camino al progreso tratándose del primer gobierno de coalición de nuestra democracia.

La composición y los perfiles de quienes conforman el nuevo gobierno no son casuales y obedecen a la imperiosa necesidad de elegir a personas con valores progresistas que inspiren su acción para abrir un nuevo tiempo de cambio, de cohesión y de dialogo y que gobiernen para todos los españoles desde la moderación pero con una agenda social que marque, sin ningún miedo, las políticas que se van a llevar a cabo.

El nuevo Ejecutivo tendrá por delante el reto de construir país, de hacerlo sin radicalismos ni extremismos, sino con diálogo y tendiendo puentes de colaboración y estableciendo una convivencia para todos los territorios y para toda la ciudadanía. Será una legislatura de dialogo social, territorial y generacional con la que se cimentará un país, España, desde el consenso y no desde el insulto, la descalificación o la diferencia.

España necesita certidumbre y estabilidad, que es a lo que responde este gobierno lo que se espera de él, porque la ciudadanía ha votado exactamente eso: acuerdo, pacto y grandes consensos.

Y es ahí donde si tan necesario era tener gobierno, igual de importante es que el PP asuma el resultado, acepte que España ha querido otro gobierno de izquierdas y a ellos y a la derecha en la oposición. El PP debe asumir su papel constitucional y volver a la derecha democrática sin convertirse en franquicia de la extrema derecha. De esta manera contribuirá a fortalecer la democracia y a bajar la crispación entre la población, al igual que ha hecho anteriormente el PSOE, un partido que siempre ha realizado una oposición leal, constructiva y con sentido de estado.

Esta actitud y necesaria asunción que debe realizar el PP sobre el lugar que le corresponde ocupar es lo que ahora necesita el país para ponerse en marcha y no ponerse de dique de contrapeso contra la justicia social, la transformación de nuestro modelo productivo o la transición ecológica. El Gobierno progresista quiere, con su acción, dejar atrás los años de los recortes en derechos y dejar de ser un freno a las legítimas aspiraciones de los diferentes territorios. Pronto podremos comprobar cómo desde la política se es capaz de idear soluciones para los problemas a base de medidas concretas para mejorar el presente y el futuro de quienes habitamos este país.

Este gobierno está respaldado por una mayoría social que le avala y que ha depositado en él su confianza junto al resto de fuerzas progresistas para marcar un nuevo rumbo frente a una derecha que no ha cambiado y que sigue significando destrucción, crispación, veto, enfrentamiento entre españoles y territorios y que no dejará ni un solo día de respiro a este gobierno que ha nacido para demostrar que es el momento de la democracia. La izquierda ha vuelto al Gobierno de este país tras el 10-N y está dispuesta a dar pasos hacia adelante como hemos hecho anteriormente con grandes hitos que hemos construido como país con el PSOE al frente de un gobierno para todos y para todas.

Leer más Sin comentarios

Gobierno progresista, por fin

Comenzamos un nuevo año y estrenamos, también, un nuevo gobierno. Por fin. El gobierno progresista llega después de meses de bloqueo y de una repetición electoral y con un debate electoral que quedará para la historia. De él se pueden y se deben extraer conclusiones de lo que nos espera desde la bancada de la oposición que es la causante de este bloqueo y de la paralización del país. Su actitud amenazante y plagada de descalificaciones e insultos hacia el futuro presidente de España dice mucho de la talla de los partidos de la derecha de este país. Se retratan ellos solos.

Tan sólo el candidato, y a partir de ahora presidente, perfiló con la razón, con argumentos y con sentido de estado su proyecto de España desde la imperiosa necesidad de poner fin a un periodo demasiado largo de interinidad provocada, sin escrúpulos, por la derecha insensata de este país que hasta el último minuto ha querido impedir que hubiera investidura.

El Gobierno de Pedro Sánchez quiere recuperar el estado del bienestar, se ha propuesto ampliar los derechos civiles y superar los efectos sociales de la crisis. Son, junto a otros, pilares básicos para un Ejecutivo que quiere aprobar una ley contra el fraude con la consiguiente prohibición de la amnistía fiscal, que quiere subir los impuestos a las clases más altas, congelarlos a las clases medias y bajas para recaudar más de 5.000 millones que serán destinados a blindar y a mejorar la calidad de los servicios públicos básicos. Son, sin duda, medidas para avanzar en la consolidación del crecimiento económico y en la creación de empleo, en la lucha contra el reto demográfico y la despoblación, en el impulso a la industria, a las pymes, a los autónomos y al sector primario que refuerce nuestro tejido productivo en un nuevo marco de revolución tecnológica que ya está aquí. Se crearán más instrumentos y políticas ante la emergencia climática, sin dejar de impulsar más la cultura y el deporte como factores esenciales de calidad de vida. Tenemos visión de país y somos conscientes de todo lo que los gobiernos de la derecha han hecho pagar a esta sociedad, así que es momento de atender esas secuelas que, desgraciadamente, perviven en nuestra sociedad.

Alcanzar la plena igualdad entre mujeres y hombres es otro de los ejes estratégicos de este proyecto progresista de país que se desarrollará en un momento social en el que, afortunadamente, el feminismo no va a dar marcha atrás por mucho que otros quieran y lo intenten. Se trata de un movimiento político y social necesario e irreversible que requiere de posturas firmes en materia de derechos como el del aborto, la erradicación de la prostitución, cambios en el Código Penal para el consentimiento sexual, y que se dé un mayor impulso y se controlen los planes de igualdad. Derogar la LOMCE y revisar de una vez el sistema de becas para considerarlas un derecho de las personas que se otorgan en base a unos requisitos sociales y académicos son otras de las innumerables medidas que Pedro Sánchez pondrá en marcha y que reforzarán la educación pública a la que tanto daño ha hecho el PP y que ahora vemos que hace, desgraciadamente, en Andalucía.

Las propuestas del gobierno de progreso son, ni más ni menos, las aspiraciones y esperanzas de millones de personas de este país que no han podido ser rebatidas por la derecha. Ante esa incapacidad, en el debate de investidura han optado por constatar su naturaleza: la intolerancia y la falta de diálogo. La derecha de este país carece de sentido de estado y tan sólo resuelven su confrontación con descalificaciones personales e insultos que evidenciaron ante toda la sociedad española en los últimas horas. Siguen sin comprender que la ciudadanía votó entendimiento y es a lo que nos vamos a dedicar, a hacer la mejor política para este país.

Leer más Sin comentarios