Gobierno progresista, por fin

Comenzamos un nuevo año y estrenamos, también, un nuevo gobierno. Por fin. El gobierno progresista llega después de meses de bloqueo y de una repetición electoral y con un debate electoral que quedará para la historia. De él se pueden y se deben extraer conclusiones de lo que nos espera desde la bancada de la oposición que es la causante de este bloqueo y de la paralización del país. Su actitud amenazante y plagada de descalificaciones e insultos hacia el futuro presidente de España dice mucho de la talla de los partidos de la derecha de este país. Se retratan ellos solos.

Tan sólo el candidato, y a partir de ahora presidente, perfiló con la razón, con argumentos y con sentido de estado su proyecto de España desde la imperiosa necesidad de poner fin a un periodo demasiado largo de interinidad provocada, sin escrúpulos, por la derecha insensata de este país que hasta el último minuto ha querido impedir que hubiera investidura.

El Gobierno de Pedro Sánchez quiere recuperar el estado del bienestar, se ha propuesto ampliar los derechos civiles y superar los efectos sociales de la crisis. Son, junto a otros, pilares básicos para un Ejecutivo que quiere aprobar una ley contra el fraude con la consiguiente prohibición de la amnistía fiscal, que quiere subir los impuestos a las clases más altas, congelarlos a las clases medias y bajas para recaudar más de 5.000 millones que serán destinados a blindar y a mejorar la calidad de los servicios públicos básicos. Son, sin duda, medidas para avanzar en la consolidación del crecimiento económico y en la creación de empleo, en la lucha contra el reto demográfico y la despoblación, en el impulso a la industria, a las pymes, a los autónomos y al sector primario que refuerce nuestro tejido productivo en un nuevo marco de revolución tecnológica que ya está aquí. Se crearán más instrumentos y políticas ante la emergencia climática, sin dejar de impulsar más la cultura y el deporte como factores esenciales de calidad de vida. Tenemos visión de país y somos conscientes de todo lo que los gobiernos de la derecha han hecho pagar a esta sociedad, así que es momento de atender esas secuelas que, desgraciadamente, perviven en nuestra sociedad.

Alcanzar la plena igualdad entre mujeres y hombres es otro de los ejes estratégicos de este proyecto progresista de país que se desarrollará en un momento social en el que, afortunadamente, el feminismo no va a dar marcha atrás por mucho que otros quieran y lo intenten. Se trata de un movimiento político y social necesario e irreversible que requiere de posturas firmes en materia de derechos como el del aborto, la erradicación de la prostitución, cambios en el Código Penal para el consentimiento sexual, y que se dé un mayor impulso y se controlen los planes de igualdad. Derogar la LOMCE y revisar de una vez el sistema de becas para considerarlas un derecho de las personas que se otorgan en base a unos requisitos sociales y académicos son otras de las innumerables medidas que Pedro Sánchez pondrá en marcha y que reforzarán la educación pública a la que tanto daño ha hecho el PP y que ahora vemos que hace, desgraciadamente, en Andalucía.

Las propuestas del gobierno de progreso son, ni más ni menos, las aspiraciones y esperanzas de millones de personas de este país que no han podido ser rebatidas por la derecha. Ante esa incapacidad, en el debate de investidura han optado por constatar su naturaleza: la intolerancia y la falta de diálogo. La derecha de este país carece de sentido de estado y tan sólo resuelven su confrontación con descalificaciones personales e insultos que evidenciaron ante toda la sociedad española en los últimas horas. Siguen sin comprender que la ciudadanía votó entendimiento y es a lo que nos vamos a dedicar, a hacer la mejor política para este país.

Leer más Sin comentarios

Salario y empleo dignos para 2020

La subida del salario mínimo interprofesional (SMI) que se decidió a adoptar Pedro Sánchez en sus 18 meses de gobierno, ha beneficiado a 100.000 almerienses. La medida –alcanzar los 900 euros-, como ya se anunció, no es aislada ya que en la siguiente legislatura, si es socialista, se seguirá incrementando el SMI y es que el empleo digno, pensiones justas y la recuperación de derechos de trabajadores y pensionistas son medidas prioritarias que los socialistas nos marcábamos en nuestro programa electoral. Ocupan el primer lugar de las medidas que, obteniendo un amplio acuerdo parlamentario y estableciendo, nuevamente, el diálogo con los agentes sociales se podrán tomar de manera inminente con un nuevo gobierno del PSOE.

Pedro Sánchez ya ha avanzado que continuar incrementado de manera progresiva el salario medio hasta los 1.200 euros es una de las medidas sociales prioritarias que está en la agenda de los socialistas y del acuerdo de gobierno que se ha suscrito con Unidas Podemos. Se cumpliría, así con lo establecido en la Carta Social Europea.

Los años de crisis y los recortes en derechos sociales y laborales con los que el Gobierno del PP castigó a millones de trabajadores, a los que no subió el SMI, incidió de manera más negativa en los salarios más bajos que se situaron muy por debajo del objetivo de la Carta Social Europea. Esta circunstancia se agravó con otras medidas muy lesivas de la Reforma Laboral de 2012 y que provocaron más precariedad, más despidos, más contratos basura, falta de derechos laborales y la pérdida en los juzgados de lo social de muchas circunstancias que sindicatos y trabajadores denunciaban como abuso, donde se incluyen las bajas continuadas, algo que va a ser objeto de regulación para frenar esta práctica por parte del futuro Gobierno de Pedro Sánchez.

No podemos olvidar, tampoco, las feroces críticas de la derecha y de la patronal a la decisión del PSOE de subir el SMI al argumentar que incrementaría el paro. Se ha comprobado que no ha sido así, sino que la decisión de Pedro Sánchez ha tenido un efecto positivo y una estimulación del mercado de trabajo con más jornadas trabajadas, por ejemplo, en el sector agrícola. Según los sindicatos ha aumentado un 7%, lo que supone un aumento de la afiliación con más cotizantes.

La subida del SMI contribuye a promover empleo, crea oportunidades para los jóvenes, mujeres y parados de larga duración; mejora la capacidad adquisitiva de los trabajadores y reduce la precariedad. Este incremento debe complementarse con otras medidas muy necesarias y que el Gobierno socialista de Pedro Sánchez está decidido a tomar en cuanto se constituya.
Algo igualmente importante a afrontar será la modificación de los aspectos más lesivos de la Reforma Laboral del 2012 y se hará de la mano de los agentes sociales. Se hace necesario ampliar el ámbito temporal del convenio colectivo, revisar causas y procedimientos para la modificación sustancial de las condiciones de trabajo, la inestabilidad y la rotación laboral, así como reducir la dualidad entre trabajadores indefinidos.

Lamentablemente, el bloqueo y la deslealtad del PP está impidiendo estas reformas sociales urgentes y necesarias para millones de españoles y españolas que los socialistas vamos a superar desde el diálogo y desde el acuerdo para construir un gobierno en torno a una agenda social de justicia y que, al mismo tiempo, gobierne con políticas progresistas para la ciudadanía.

Leer más Sin comentarios