Prioridades del nuevo curso

El nuevo curso político arranca estos días con dos prioridades para el Gobierno andaluz: el empleo y los servicios públicos. La presidenta Susana Díaz ha dejado claro que el camino, en los meses que tenemos por delante, tiene que pasar por avanzar en la mejora de las cifras de empleo, de las condiciones laborales y de los servicios públicos esenciales que reciben los andaluces, especialmente sanidad y educación.

Andalucía está generando empleo a buen ritmo –desde que Susana Díaz es presidenta hay medio millón de desempleados menos–, pero los socialistas vamos a esforzarnos todavía más para que se cree más trabajo y que éste sea de calidad. En este sentido, cabe recordar que este mismo verano el Gobierno andaluz ha mantenido encuentros con agentes sociales en busca de acuerdos para mejorar la calidad del empleo. Además, ya está activado el compromiso de la Junta para que ningún trabajador público gane menos de mil euros al mes y se ha anunciado que, antes de final de año, se aprobarán planes específicos de empleo para mayores de 45 y 55 años.

En cuanto a los servicios públicos, frente a aquellos que se dedican a dañar su imagen para intentar privatizarlos, los socialistas no vamos a dejar de defenderlos. En materia de salud, por ejemplo, ya están en marcha medidas para mejorar la estancia de los familiares en los hospitales públicos andaluces; esta misma semana se han introducido en la cartera de servicios de la sanidad pública andaluza los implantes cocleares bilaterales para niños con sordera en ambos oídos; se van a destinar 2,3 millones de euros a la compra de nuevos vehículos de emergencias sanitarias; y, en Almería, sin ir más lejos, se están realizando varias actuaciones en el complejo hospitalario Torrecárdenas que van a suponer una inversión de 40 millones de euros y entre las que destaca la construcción del hospital materno-infantil, cuyas obras se encuentran muy avanzadas.

En materia de educación, este curso se van a dar pasos decisivos para la digitalización de los colegios. Casi 200.000 niños harán uso diario del comedor escolar y casi un millón se beneficiarán del programa de gratuidad de libros los alumnos del de texto. En Almería, el curso escolar ha arrancado ya para el primer ciclo de Educación Infantil, con una oferta de más de 11.700 plazas en 201 centros, cuatro más que el curso anterior. Como gran novedad, este año las familias podrán solicitar durante todo el año bonificaciones para los servicios de atención socioeducativa y comedor.

Parece de Perogrullo, pero a veces hace falta recordar que, para poder tomar estas y otras medidas, Andalucía necesita recursos económicos. Llevamos años advirtiendo de que nuestra comunidad autónoma está infrafinanciada y el cambio de gobierno en España no nos ha hecho cambiar nuestra reivindicación de un nuevo sistema de financiación justo, equilibrado y suficiente. Lo que sí ha cambiado con la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa ha sido la disposición del Gobierno de España para solucionar este problema. En pocos meses, ya habido más avances que con todos los años de Rajoy y se han celebrado dos reuniones del Consejo de Política Fiscal y Financiera, superándose de este modo la fase técnica para alcanzar la de debate político.

En este marco, también es importante que salga adelante la aprobación de la senda de estabilidad más flexible que le ha concedido Bruselas a España y que supondría para Andalucía contar con 350 millones de euros adicionales. Esta cifra, para que se hagan una idea, permitiría contratar a 7.000 profesionales en la sanidad pública andaluza o atender a 50.000 dependientes más. Por eso insistimos en que PP, Cs y Unidos Podemos deben dejar de bloquear la aprobación de esta medida. Tienen ante sí una oportunidad de oro para dejar de dar la espalda a esta tierra y no castigar a Andalucía por sus intereses partidarios.

Artículo de opinión publicado en Ideal Almería el 5 de septiembre de 2018.

Leer más Sin comentarios

Los ayuntamientos en el centro de la política

Han bastado unos pocos días para que los ayuntamientos de nuestro país se hayan situado en el centro de la política. Con el nuevo Gobierno, los ayuntamientos españoles –de todo signo político– han iniciado una senda de protagonismo y podrán ver respondidas sus demandas y reivindicaciones, gracias a las medidas anunciadas por la propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la línea de comprometerse a flexibilizar la regla de gasto y ampliar el uso por parte de los ayuntamientos del superávit.

Los consistorios de toda España han encontrado por fin un Gobierno receptivo y decidido a hacer frente a los años de pérdida de autonomía y asfixia financiera generados por el Partido Popular, que terminaron provocando la reducción de prestaciones y una menor calidad de los servicios municipales que los ayuntamientos venían prestando a sus vecinos. Tampoco se puede olvidar el abuso que supusieron los planes de pago a proveedores impuestos por el Ministerio de Montoro, que castigaban a los ayuntamientos con intereses más altos que los que establecían incluso los bancos en ese momento.

Leer más Sin comentarios