Un plan estratégico necesita de orden y consenso

Almería tiene que tener una hoja de ruta para su futuro como ciudad a corto, medio y largo plazo y para, dentro de la misma, trabajar en aquellas singularidades que la diferencien de otras ciudades cercanas o con características similares. Eso es un plan estratégico, ni más ni menos, algo que los socialistas consideramos urgente para la ciudad, que incluimos en el programa electoral con el que concurrimos a los comicios municipales, y que hemos venido reclamando al gobierno del Partido Popular desde que, en 2015, comenzara el actual mandato.

Fue esa persistencia en la reclamación de un objetivo que ya han cumplido muchas otras capitales con éxito -como la malagueña-, junto con la necesidad de distinguirse en algo del predecesor que lo puso a dedo donde está, las que llevaron al alcalde en julio de 2016 a comprometerse públicamente con la idea, aunque fuera a regañadientes y sin convicción. Se daba un paso importante, al que tenía que seguirle la puesta en marcha de un proceso ordenado, dinámico y flexible de participación ciudadana que es como, en cualquier manual, se define el desarrollo de un plan estratégico.

Leer más Sin comentarios

Alcalde de Almería, sinónimo de desinterés

Seguro que en más de una ocasión habrán aplicado en su vida la popular expresión ‘Una cosa es lo que se dice y otra es lo que se hace’, que resume extraordinariamente bien la incoherencia entre palabras y acción por parte de algunos. Son muchas las situaciones en las que se puede emplear este dicho pero, sin duda, una persona que se lo ha ganado a pulso día tras día es el actual alcalde de Almería.

La lista de ejemplos que ilustran esa afirmación sería larguísima, empezando por la definición por parte del propio regidor de los presupuestos del año pasado como los más sociales posibles cuando la realidad es que un informe independiente de expertos en servicios sociales constató que el gasto anual en este apartado se redujo a 66,89 euros por habitante en 2017 frente a los 76,89 euros destinados en 2015. Con estos antecedentes y con los 26,6 millones presupuestados en 2016 -es decir, un dinero que el PP se comprometió a emplear en mejoras y servicios para Almería- y que luego no se gastaron por el alcalde y sus concejales, ¿quién se puede creer ninguna de las promesas que el equipo de gobierno haga sobre las cuentas que sacará adelante con Ciudadanos en 2018?

Leer más Sin comentarios