Autor del archivo

Es tu momento

En una democracia avanzada y moderna como la nuestra los debates electorales conforman el espacio en el que los candidatos realizan propuestas y confrontan proyectos, y se plantean como una oportunidad para inclinar el voto de los indecisos y reforzar el de los propios votantes que mantienen fidelidad en su voto. Así lo planteó el candidato socialista, Pedro Sánchez, quien entendió el debate como una gran oportunidad para movilizar al electorado a acudir a las urnas el 10-N y, al mismo tiempo, trató de buscar un respaldo más contundente que le permita conformar un gobierno estable y fuerte con propuestas de desbloqueo para que si el Parlamento no acuerda la formación de gobierno, se permita votar la lista más votada. Todo esto en unas elecciones en las que la derecha está llevando a cabo campañas sucias y vergonzantes y que atacan a la propia democracia al intentar desmovilizar para que no acuda a votar este domingo.

En el debate quedaron retratados quienes bloquean a derecha e izquierda para que este país no avance y para que, por tanto, no exista un gobierno que resuelva los problemas de la ciudadanía. Todos se unieron en el debate contra el candidato socialista, quedando evidenciado quien verdaderamente no tiene proyecto ni propuestas coherentes ni, en general, nada que ofrecer a los que esperan respuestas a sus problemas. Los que no tienen nada que ofrecer a España dedicaron el debate a la estridencia y a desvincularse de la responsabilidad que tienen –tanto a derecha como a izquierda- de llevarnos a esta situación de bloqueo y de nuevas elecciones, aunque algunos con más responsabilidad, quien como fuerza de izquierda, por cuarta ocasión han impedido un gobierno progresista en este país.

En el debate se plasmó, por un lado, una visión de España de los que quieren y viven en el recuerdo del pasado, que plantean retroceso y desean aumentar las desigualdades en derechos y en territorios prefiriendo una España rota antes que una con un gobierno sólido y votado por la gente y, por otro, los que siguen planteando o cuestiones inalcanzables u otras que se plantearon en el debate de investidura y rechazaron para sectores sociales como los pensionistas, los parados, los autónomos, los jóvenes o las mujeres y que podrían estar poniéndose ya en marcha desde julio con un gobierno que estuviera centrado en lo que necesitan sus ciudadanos.

Por eso tras este único debate, en una campaña en la que la inmensa mayoría de los votantes conocen y saben perfectamente lo que ha pasado y quienes son los que han bloqueado provocando estas elecciones, tú como votante, todos nosotros tenemos una oportunidad; esta vez sí, histórica, de votar con rotundidad con un voto útil para un gobierno fuerte, estable, de progreso y de avance que deje atrás este periodo de bloqueo en un acto que cobra mayor relevancia ante las trampas de las derechas.

Los socialistas somos la izquierda que convierte las propuestas de colectivos y ciudadanía en hechos, que ha demostrado que sabe gobernar y le ha dado un giro social fundamental a este país en tan sólo 15 meses, que ofrece estabilidad, políticas sociales, igualdad de género, cohesión social y territorial, empleo y sueldos dignos, revalorización de las pensiones, demostrando frente a los demás que tenemos un proyecto de país coherente, viable y sostenible con un gobierno fuerte, estable, que nos permita construir convivencia en España y hacernos mejores como sociedad. Eso sólo se consigue con tu voto al PSOE el 10N para decidir mirar al futuro y contribuir, ahora sí, a este proyecto ilusionante.

Leer más Sin comentarios

La España que queremos

Han sido muchas las circunstancias durante el mes de octubre en las que se ha puesto a prueba al Gobierno socialista. Por un lado, Pedro Sánchez ha afrontado con proporcionalidad y serenidad muchos asuntos; el principal, los disturbios y desórdenes de orden público desencadenados en Cataluña tras conocer la sentencia del Procés.

Por otro lado, el presidente en funciones ha resuelto con determinación la exhumación del dictador Franco y, con ello, se ha subsanado una anomalía democrática que duraba ya más de 40 años. El acto se llevó a cabo con dignidad y pasará a la historia como una gran victoria de la madurez de nuestra democracia.

Sirvan estos hechos excepcionales para valorar la solvencia del proyecto político del PSOE y de su candidato y presidente, Pedro Sanchez. También hay que valorar que el 10-N nos encontramos, igualmente, ante un momento histórico que debe resolverse desde la movilización masiva para alcanzar un gobierno socialista de izquierdas y derribar, así, el muro del bloqueo que nos ha impedido hasta ahora avanzar al ritmo que hubiéramos querido en igualdad, justicia social, empleo, y otros derechos que le corresponden a la ciudadanía.

Este Gobierno ha hecho frente con serenidad, credibilidad y firmeza a situaciones difíciles que se han resuelto desde la moderación. Esto es avanzar y dejar atrás intereses partidistas y cortoplacistas como, lamentablemente, han utilizado otras formaciones políticas. Es necesario, de cara al 10-N, formar un gobierno en solitario, fuerte, que nos una y que gobierne para todos y todas con un proyecto claro frente a quienes tienen un programa de escaparate durante una semana.

El 10-N representa una nueva oportunidad para conseguir un gobierno estable que dé certidumbre y confianza desde la estabilidad, que vele por una España que una y avance frente a los que quieren separarnos. Debe ser momento, por tanto, para que todos los progresistas que quieren y anhelan un proyecto para transformar este país se unan ese día.

Ahora es el momento de avanzar con un gobierno que no deje a nadie atrás, que piense en sus mayores, que sea referente en igualdad entre hombres y mujeres, que crea empleo de calidad, que luche con determinación contra el cambio climático y que busque, como ningún otro, un punto de encuentro para la convivencia en la Constitución Española de 1978.

Los almerienses estamos viendo el impulso que, nuevamente, el PSOE ha realizado en materia ferroviaria con el AVE y el Corredor Mediterráneo que será una realidad en 2023; cuestión que contrasta, mucho, con la gestión que durante siete años realizó el PP y que nos llevó a la humillación con el presupuesto más bajo del país durante años.

Por eso, ahora es el momento, más que nunca. Tenemos la gran oportunidad de dejar que este Gobierno progresista continúe transformando nuestro país y nuestras provincias y que siga dando muestras de que lo que persigue es el progreso y la igualdad por encima de cualquier sigla.

Leer más Sin comentarios