Archiv para noviembre, 2019

Violencia machista

Se cumplen ahora 15 años desde la aprobación, por unanimidad, de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Se trata de la primera ley integral de estas características aprobada en un país europeo que constituye un poderoso instrumento para derrotar al machismo criminal desde la unidad institucional y política y que logró unir a todos los partidos en la firma de un Pacto de Estado que ahora pone en marcha e impulsa un Gobierno socialista con más financiación para los ayuntamientos y comunidades autónomas y con otras medidas que esperan a la conformación del nuevo gobierno.

Sin embargo, en este 25-N la preocupación es máxima debido al número de víctimas mortales de este año y por las alarmas que surgen en las comunidades autónomas por las fuerzas políticas que empiezan a romper la unidad institucional y que se dedican a cuestionar la violencia de género en sus programas. Pero preocupa más cuando se cuestiona desde las administraciones, que son las que deben de aplicar el Pacto de Estado suscrito. Si algo ha quedado demostrado en estos 15 años de Ley es que la violencia no es neutra, que las mujeres son las víctimas y que los hombres los sus agresores. Durante estos 15 años ha existido, igualmente, consenso para denominar a las cosas por su nombre: violencia machista.

Las mujeres siguen sufriendo violencia de género y el número de asesinatos sigue siendo escalofriante. No podemos permitirnos ningún tipo de impasibilidad y debemos luchar por el derecho a la vida, así como seguir peleando por la igualdad siendo conscientes de que con las leyes no es suficiente. Pero, además, a esta lucha se une ahora que tengamos que combatir contra la parcialidad de algunos que pretenden romper uno de los mejores antídotos de la violencia machista: la unidad y la unanimidad de las instituciones.

Vivimos también un momento en el que resurgen conductas machistas en edades más tempranas y es fundamental atajarlo con el reto de la igualdad real, porque sólo así seremos una sociedad moderna, avanzada e inclusiva. Debemos marcarnos como objetivo que la actual generación no puede dejar de ser la de la igualdad de derechos pero, realmente, para que la siguiente generación sea de ‘igualdad real’ el papel de las instituciones es clave. Y, sobre todo, el del Gobierno de España.

Pedro Sánchez lo ha demostrado en sus 15 meses de gobierno, ya que ha tomado medidas urgentes a través del Pacto de Estado como ha sido el aumento de la financiación de recursos para ayuntamientos y comunidades autónomas. Ahora, el nuevo Gobierno progresista que se ha de conformar debe incorporar en nuestro Ordenamiento lo dispuesto en el Convenio de Estambul para prevenir y erradicar las formas de violencia que sufren las mujeres más allá de la violencia de pareja o expareja. También se han de duplicar las partidas para ayuntamientos hasta alcanzar los 40 millones de euros y hay que poner en marcha unidades forenses para la valoración integral y periódica de las víctimas, de sus hijos e hijas. Hay que formar a más profesionales en materia de Justicia y Educación y que reforzar el apoyo a las mujeres que ya padecen esta violencia con un Plan Integral de Compensación, Reparación y Recuperación de su autonomía. Asimismo, los socialistas nos hemos comprometido a realizar reformas en el Código Penal para garantizar que el consentimiento de la víctima ha de ser clave y que si una mujer no dice claramente que ‘sí’, todo lo demás es ‘no’.

Este 25-N toca, más que nunca, luchar y no permitir que se blanqueen los postulados de la ultraderecha. No podemos consentir la ruptura de la unidad institucional ni que se rompa el consenso logrado hasta ahora.

Leer más Sin comentarios

Devolver la confianza

En ocasiones anteriores he apelado a la oportunidad histórica que podía suponer que las fuerzas de izquierda en este país se pusieran de acuerdo y cerraran un pacto programático que sirviera para desbloquear la situación de gobernabilidad en la que la irresponsabilidad de diferentes fuerzas nos ha situado.

Se cumple en estos días una semana de ese anuncio histórico por parte del candidato ganador y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre la firma de un preacuerdo al que se llegaba con Unidas Podemos para empezar a recorrer el camino de un Gobierno progresista al servicio de los intereses generales de España.

Con este acuerdo Sánchez daba cumplimiento a lo que defendía durante la campaña electoral sobre el deseo de los socialistas de desbloquear la situación política en 48 horas. Así que quedan en saco roto todas las críticas superficiales de quienes se han esforzado en cuestionar lo que este acuerdo pretende, que es, entre otras cuestiones, llevar a cabo avances sociales que defiendan las políticas feministas, impulsar nuevos derechos para la sociedad que garanticen la memoria y la dignidad, así como apostar por un empleo de calidad.

En este sentido, el Gobierno de España pretende, igualmente, fortalecer nuestro sector primario, tan importante para Almería, quien también se beneficiará de medidas dirigidas al impulso digital, la justicia social o la búsqueda del entendimiento y convivencia en el marco de la Constitución frente a los que quieren volver al pasado.

El preacuerdo entre PSOE y Unidas Podemos es la respuesta firme y de compromiso de nuestro candidato con el que, además, se abre una etapa nueva de colaboración y de superación de los desacuerdos del pasado para dar paso a la consolidación de un ciclo político que dio comienzo con la moción de censura a Mariano Rajoy para frenar a una derecha y extrema derecha que, al unísono, se han instalado en los mensajes de odio y de enfrentamiento entre la sociedad.

Para quienes lanzan mensajes de dramatismo infundado sobre las consecuencias de este pacto progresista, deben saber que Bruselas ha acogido con alivio el acuerdo y aplaude que España se disponga a tener un Gobierno fuerte con plenos poderes, porque sólo así se generará estabilidad y certidumbre. Los mercados tienen, por tanto, garantía de normalidad y contarán con un Gobierno con marcado carácter europeísta que tomará decisiones sociales bajo los acuerdos de responsabilidad fiscal con Europa y en la misma senda presupuestaria que se ha mantenido con el PSOE en el Ejecutivo nacional. Pedro Sánchez es un referente europeo por sus políticas y por su trayectoria en los meses de Gobierno.

El pacto entre PSOE y Unidas Podemos servirá para avanzar con valentía y para luchar contra la involución y la crispación, que son la bandera de otras fuerzas políticas que no pueden gobernar, pero que están dispuestas a desestabilizar al único gobierno posible. Son incapaces de ofrecerse, por responsabilidad, a permitir que exista un gobierno que camine y dé soluciones a los restos a los que se enfrenta el país. Se trata de las mismas fuerzas políticas de derecha que sólo conocen una forma de gestionar: la de recortar en sanidad, educación o dependencia y que ejecutan allí donde se han juntado para gobernar.

La ciudadanía española habló el pasado 10-N y, con su voto, marcó nuevamente el camino que, ahora, tenemos que recorrer juntos PSOE y Unidas Podemos creando un gobierno al servicio del progreso de España y de quienes más lo necesitan.

Leer más Sin comentarios