Dignidad, futuro e ilusión

Se cumplen 100 días del Gobierno socialista de España. Con Pedro Sánchez como presidente, se ha iniciado para nuestro país un nuevo tiempo de dignidad, futuro e ilusión, en el que han quedado superados los duros años de inmovilismo, resignación, recortes, corrupción y degeneración de la vida pública que hemos sufrido todos los españoles.

El Gobierno de Pedro Sánchez representa el diálogo, el acuerdo, la regeneración de la vida pública y el establecimiento de nuevas prioridades, como son la vocación de transformar y modernizar España y la pretensión de un reparto más justo del crecimiento económico, que beneficie a la mayoría. Estamos ante un gobierno comprometido como ninguno con la igualdad, ecologista, preocupado por los desfavorecidos y por los que más han sufrido la crisis y las medidas del anterior gobierno. Para ellos, apuesta por la justicia social, recuperando así los mejores valores europeístas.

En estos 100 días, los acuerdos para la cohesión territorial y el diálogo con las comunidades autónomas, con los ayuntamientos o con los sindicatos vuelven, como la mejor forma de hacer política: escuchando, compartiendo preocupaciones y apostando por la sensibilidad ante los problemas de la gente, para poner fin a años de políticas que generaban desigualdad, precariedad y recortes.

La restitución de la universalidad de la sanidad pública, la mejora de las pensiones de viudedad, el aumento de las becas, el compromiso de devolver derechos en la educación y de derogar los aspectos más duros de la Ley Mordaza, así como el cumplimiento del mandato democrático de acometer la exhumación y traslado de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos son algunos ejemplos de este nuevo tiempo, en el que el Gobierno afrontará retos de transformación, pero también de lucha contra la violencia de género, la pobreza en la infancia y la revitalización de la ley de dependencia.

En estos días, en nuestra provincia también empiezan a cambiar las cosas y comprobamos que, en estos tres meses, se están empezando a visualizar las cosas que en los siete años del PP no se habían realizado. Como ejemplo, podemos citar la apuesta por la línea eléctrica Caparacena- La Ribina, con la decisión del Gobierno de incluirla y planificar su desarrollo, lo que contrasta con el bloqueo al que la sometió el PP y que supuso un lastre social y económico para nuestra provincia. Asimismo, tenemos el compromiso del Ministro de Fomento de defender a Almería con la mayor apuesta de que ha tenido nunca un gobierno por las infraestructuras de ferrocarril y el AVE de Almería, después de 7 años de marginación y cero euros de inversión por parte del PP, con continuos engaños y desprecios que nos han provocado la pérdida de oportunidades y competitividad que ahora nos toca volver a recuperar.

Junto a estas cuestiones, la publicación de la licitación del estudio para el tercer carril de la A7 –demanda socialista en estos años pasados– o el Plan de Empleo especial para Andalucía al que el presidente del Gobierno se comprometió con la presidenta de la Junta de Andalucía –y que vendría a complementar los planes que el gobierno andaluz viene aplicando en solitario–son la muestra de este nuevo tiempo de esperanza y cambio que, sin duda alguna, ya ha empezado a mejorar la vida de los ciudadanos.

 

Artículo de opinión publicado en Ideal Almería el 12 de septiembre de 2018.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario