Sin tren por el PP

La eliminación del paso a nivel de El Puche será realidad por la constancia de los almerienses en una justa petición que los socialistas asumimos hace años: la reclamación a Rajoy y al alcalde de que acabara con este punto negro de la ciudad de modo urgente, ante el peligro diario para quienes lo cruzan a pie o en vehículo.

Suprimirlo se conseguirá, aunque no sin agravios. A diferencia de otras ciudades en las que el Gobierno asume el coste íntegro de estas actuaciones, en Almería tendrán que aportar dinero el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía. Además, la alegría de acabar con este obstáculo, impropio en una capital del siglo XXI, se acompaña de una mala noticia, consumada por los dirigentes del PP, pues dejarán Almería sin tren más de un año, mientras que duran las obras.

Pero, ¿por qué el alcalde se ha negado a exigir un bypass ferroviario que permitiría la llegada del ferrocarril a la Intermodal en ese tiempo? Por sumisión a Rajoy y por las prisas para tener una cinta que cortar de cara a las municipales de 2019. Sus intereses perjudican a los almerienses, dado que les obligarán a desplazarse a Huércal de Almería para coger el tren y la ciudad perderá la intermodalidad, lo que dañará su turismo y su economía local.

El bypass, defendido por la Mesa del Ferrocarril, es una solución viable. Se la explicamos al alcalde en el pleno celebrado a finales de 2017, pero votó en contra, no se quiso poner del lado de los almerienses.

Una vez adjudicado el proyecto de supresión del paso a nivel de El Puche, sabemos que Rajoy se va a ahorrar unos 5 millones por la oferta a la baja de la empresa que se ha quedado los trabajos. El doble, aproximadamente, de lo que costaría el bypass. Racanería pura y dura. Mientras tanto, Granada lleva aislada por tren casi tres años. No es de extrañar que temamos que nos pase lo mismo, por error en los cálculos del PP o por una baja de la oferta empresarial que demore los trabajos.

Esa incertidumbre no existiría con un bypass. Por eso lo seguimos exigiendo, al igual que la mayoría de almerienses, los mismos que no se dejan engañar por un alcalde y sus concejales que, ante la falta de argumentos, tratan de meter a otras instituciones en el tema. El proyecto es del PP, el de Madrid y el de Almería, y así lo llevaron a Almería Alta Velocidad. Todo lo demás no es más que ruido con el que tapar un castigo que los almerienses no nos merecemos.

 

 

 

 

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario