Cada día es 1 de mayo

Para conseguir una jornada laboral de 8 horas en Estados Unidos hizo falta que cinco trabajadores murieran. En las marchas reivindicativas internacionales organizadas cada 1 de mayo subyace el homenaje a los Mártires de Chicago, un grupo de sindicalistas que participaron en una huelga que se inició el primero de mayo de 1886 en todo el país y que, en el caso de Chicago, se prolongó hasta el día 4 con la Revuelta de Haymarket. A partir de ese incidente, tres de esos sindicalistas fueron condenados a prisión, a otros cuatro se les llevó a la horca y uno acabó con su vida antes de permitir que se la arrebataran de esa manera.

Su historia evidencia como cada derecho conseguido por los trabajadores ha sido resultado de un esfuerzo ingente en forma de lucha y de perseverancia, que incluso ha llegado a costar vidas. Y en esa batalla, los socialistas, que nos sentimos orgullosos de nuestras vinculaciones históricas con el movimiento obrero, hemos estado de su lado. También en el día de ayer, cuando los almerienses reivindicaron igualdad, mejor empleo, mayores salarios y pensiones dignas en el marco de una convocatoria sindical que tenía por lema ‘Tiempo de ganar’.

Está claro que la mayoría de la sociedad cree que ya es hora de que puedan ganar algo en el marco de recuperación económica del país. Pero, para ello, se tiene que impulsar con más ahínco a nivel nacional la generación de empleo, además de medidas para la recuperación de lo que se perdió durante la crisis como consecuencia de las políticas de empleo del Gobierno de Rajoy con esa excusa. También está convencida, y con toda la razón, de que es momento de actuar con más firmeza para erradicar lacras históricas en materia de empleo, como la brecha salarial que sufren las mujeres.

En Almería, según la Encuesta de Población Activa del primer trimestre del año, 82.000 personas no tienen trabajo. A pesar de que los datos sean mejores que los de la encuesta anterior, resulta preocupante que el mercado laboral de la provincia esté en peores condiciones que hace un año. Eran entonces 74.300 personas las que estaban desempleadas y, mientras que, hoy por hoy, en Almería la tasa de paro es del 23,4%, resulta que en España se reduce al 16,74%.

La realidad habla por sí misma. Se siguen necesitando políticas públicas de creación de empleo para paliar el drama de quienes buscan una oportunidad laboral. Por esa razón, los socialistas andaluces hemos incluido entre las enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado la petición de un plan especial de empleo para Andalucía, dotado de 230 millones de euros, y de otro, de fomento del empleo agrario, con una inversión de unos 147 millones.

No puede ser que se nos siga negando por parte del PP lo que sí se ha concedido a otras comunidades, y que tenga que ser la Junta de Andalucía en solitario, ante la falta de sensibilidad de Rajoy a nivel nacional y de los ayuntamientos almerienses gobernados los populares, la que destine recursos a la puesta en marcha de planes de empleo. Con 20 millones de euros, por ejemplo, han contado Emple@joven y Emple@30+, para permitir la contratación de más de 2.600 desempleados en la provincia.

A lo que viven todos aquellos que se vuelcan cada día en encontrar un empleo y al futuro poco esperanzador que tienen muchos jóvenes por delante, hay que sumar el padecimiento de quienes, consiguiendo un puesto de trabajo, se ven inmersos en una escenario laboral cada vez más precario y temporal. Se pueden contar por miles las personas que enlazan varios contratos temporales, parciales en muchos casos, en un año. La elección de trabajar a tiempo parcial no suele ser voluntaria y afecta especialmente a las mujeres. Las consecuencias de la temporalidad y de empleos a tiempo parcial son terribles, destacando una baja cotización de cara a la jubilación y la pérdida al derecho a acceder a prestaciones sociales.

Para transformar esa situación, desde el PSOE no nos vamos a cansar de exigir la derogación de la Reforma Laboral del PP y la de los recortes en derechos de la clase trabajadora. Lo seguiremos diciendo alto y claro: Rajoy está creando una bolsa de trabajadores pobres, y encima se enorgullece de ello al obviarlo en su discurso frente a la recuperación que se experimenta solo en términos macroeconómicos.

Sin duda, tenemos que defender unidos como sociedad la dignidad de los empleados en este país. Porque solo con trabajos y sueldos dignos, y con un sistema laboral que avance en la igualdad entre hombres y mujeres, podremos mantener el Estado del Bienestar que tanto nos ha costado levantar. El sacrificio diario de los trabajadores tiene que ser reconocido en términos salariales y de unas adecuadas condiciones laborales para que, de ese modo, se den pasos de justicia social y el conjunto de servicios del Estado puedan ser correctamente financiados. Y también para que en el futuro, no lo olvidemos, el sistema público de pensiones tenga un fuerte pilar sobre el que sustentarse.

Ayer fue 1 de mayo. Pero sus reivindicaciones persistirán cada día del resto del año a través del compromiso de los socialistas con seguir elevándolas a aquellas instituciones en las que se tiene que cambiar el escenario actual que, por culpa del Partido Popular, sufren los trabajadores almerienses y del conjunto del país.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario