• Home
  • Noticias
  • Barrios de Almería, asignatura pendiente del PP

Barrios de Almería, asignatura pendiente del PP

El día a día de la gente se vive en los barrios. Cada uno de nosotros en el nuestro somos, por eso, los mejores conocedores de aquello que se necesita para poder disfrutarlos como correspondería. Que las cosas funcionen bien o no en el entorno en el que movemos o que esté limpios y cuidado significa dar un salto cualitativo en nuestra calidad de vida. Pero en el caso de Almería capital, lamentablemente y pese a la trascendental importancia del asunto, los barrios son una de las grandes asignaturas pendientes por parte del Partido Popular pese a que, solamente en 2016, dejaron sin gastarse 26,6 millones del presupuesto.

No hay nadie que no se queje por la falta de mantenimiento o de limpieza de la zona en la que reside, por la falta de espacios de ocio y de jardines en condiciones, por la insuficiente atención a nivel de seguridad ciudadana cuando se la requiere. Los socialistas somos plenamente conscientes de ello y comprobamos todo lo que se podría mejorar en cada una de las visitas a los distintos barrios que venimos realizando desde el principio de este mandato. Ahora, lo estamos reflejando también, directamente a través de los testimonios de los vecinos, en el proyecto documental ‘Alma de barrio’ que ya se puede ver en las redes sociales del Grupo Socialista en el Ayuntamiento.

 La verdad es que la realidad ha llegado a tal punto que ya no hay prácticamente un solo barrio que no pida a gritos un plan de actuación integral con medidas concretas, ejecutadas al mismo tiempo, que estén coordinadas entre las diferentes áreas del Ayuntamiento. La pregunta sobre cómo hemos podido llegar hasta aquí solamente encuentra respuesta en una ausencia de planificación y en una mala gestión por parte del gobierno del PP durante los últimos 14 años. Las prioridades han sido otras, fundamentalmente centradas en llevar a cabo proyectos aparentes de elecciones en elecciones, mientras que la participación ciudadana en la mejora de los diferentes distritos en los que, administrativamente, se han dividido los barrios de la capital ha dejado mucho que desear.

Los cambios continuados en el actual equipo de gobierno, con dos alcaldes diferentes desde 2015 y una coordinación entre concejales que ha brillado por su ausencia, no han hecho más que empeorar las cosas. De hecho, el propio Partido Popular reconoció durante el último pleno celebrado, a través de su voto a favor de una iniciativa socialista, que El Quemadero, La Fuentecica y La Esperanza necesitan de una intervención urgente en asuntos tan básicos como iluminación, acerado, mejora de calles o en cuanto a la dignificación del entorno de la plaza de El Quemadero.

Y este se trata tan solo de uno de muchos ejemplos. Porque antes, ha tenido que admitir también las deficiencias en otros barrios, como el de Cuevas de Los Medina en el que, por cierto, se sigue esperando desde 2016 a que se lleven a cabo las propuestas incluidas en un plan de acción que también se aprobó en pleno. Los socialistas estamos llevando hasta el plenario, en cada sesión, la voz de todos los almerienses que se sienten, porque lo son, ciudadanos de segunda -o de tercera, si hablamos de El Puche, Pescadería-La Chanca o Los Almendros- a los que se les priva de los derechos y la dignidad que merecen al pagar impuestos y tasas.

Por eso, precisamente, durante la defensa de nuestra última iniciativa le recordamos al alcalde cómo, por iniciativa propia, solamente ha decidido llevar a cabo un plan integral en el barrio de Oliveros que además, aunque fue anunciado en 2016, aún no ha terminado. Los mismos argumentos que él empleó entonces para justificar esta intervención, centrados en una limpieza insuficiente, un comercio que pedía medidas de apoyo o un mantenimiento de espacios públicos mejorable, sirven para reivindicar que se actúe del mismo modo en todos los barrios de la ciudad aunque, lógicamente, priorizando aquellos con una situación más grave.

Porque, ¿cómo se decidió empezar por Oliveros y no, por ejemplo, por El Zapillo o Los Ángeles, con las graves carencias que tienen y el enorme peso poblacional que soportan? En ese momento, desde el PSOE fuimos tan claros como lo estamos siendo ahora. El alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, no puede seguir dando la espalda a los barrios, mientras que en el centro, por mucho que le moleste escucharlo, se usa agua con jabón de Briseis para baldear determinadas calles o se poda en ciertas plazas lo que en toda una vida en otras de la periferia.

Por eso, tiene que poner sobre la mesa una planificación temporal para llevar a cabo planes de choque en todos los barrios del municipio, al mismo tiempo que destina una cantidad justa en los presupuestos municipales a las juntas de distrito para que, de este modo, sean directamente los vecinos los que determinen las actuaciones más urgentes que acometer durante el año.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario