Las distracciones del PP

Almería capital tiene muchas potencialidades que aún no ha sabido explotar como correspondería. Pero es que para poder hacerlo, hace mucho tiempo que el gobierno municipal del PP tendría que haber diseñado un plan estratégico que conllevara la transformación integral de la ciudad.

Lejos de eso, el anterior alcalde y el actual se han dedicado a construir a cachos la ciudad y a entretener a los almerienses con proyectos menores, como el anunciado de mini ampliación de una parte de la carretera Sierra Alhamilla. Cualquier mejora es buena, aunque sea parcial y temporal como esta que se llevará a cabo a partir de la cesión por el Gobierno de España de unos metros de la antigua zona de vías de tren, pero se tiene que valorar en su justos términos.

Se debe saber, para empezar, que la iniciativa correrá íntegramente a cargo de las arcas municipales. Con ellas se pagará el derribo del actual muro que divide la ciudad, el nuevo que se levante y la ampliación desde el puente de la avenida del Mediterráneo en dirección al centro. Volverá a pagar el Ayuntamiento, sí, como ya hizo con el actual parque de la Estación, del que se llevará ahora por delante un trozo.

Invirtiendo lo que invierte en esa zona para actuaciones supuestamente temporales, que además en este caso no terminarán con la congestión de tráfico en el resto de Sierra Alhamilla, desde el PSOE nos tememos que lo que el PP esté pretendiendo es ir preparándonos el cuerpo ante un adiós definitivo al soterramiento.

Y no podemos pasar por ahí, porque un parche no puede acabar con una actuación vital para Almería. Por eso, ante la próxima visita del ministro de Fomento, los socialistas les exigimos tanto a él como al alcalde que no nos engañen con caramelos como este y un compromiso claro para la eliminación del paso a nivel de El Puche; el soterramiento; la conexión ferroviaria con el puerto y la rehabilitación integral de la Estación de Renfe.

También reclamamos que el representante de Rajoy venga con dinero y con fechas para una llegada del AVE reclamada por la sociedad, en una reivindicación que esta semana ha llegado a Bruselas de la mano de la Mesa del Ferrocarril. Una expedición de trabajo, por cierto, que ha contado con el apoyo del PSOE almeriense y a la que el PP no se ha sumado. Por no querer, sus eurodiputados no han querido ni participar en las reuniones concertadas. Dos gestos que hablan por sí solos.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario