Crisis y violencia contra las mujeres

El Instituto Andaluz de la Mujer ha puesto sobre la mesa un inquietante dato: desde el año 2012, coincidiendo con el momento álgido de la crisis económica, las denuncias por violencia contra las mujeres están descendiendo. A todos nos gustaría pensar que por alguna misteriosa razón las cosas están cambiando, los violentos han modificado sus comportamientos o simplemente han desaparecido, pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que la crisis se ha ensañado con un colectivo, el de las mujeres que sufren la violencia machista, que hoy se sienten aún más cautivas en sus hogares, sin apoyo para salir de una situación personal ante la que están indefensas.

No es casualidad que este descenso en el número de denuncias se haya producido coincidiendo con un recorte del 17% en los presupuestos del Gobierno de España en sus políticas contra la violencia de género, a lo que se suma otro importante bocado de un 37% en aquellas iniciativas que hubieran servido para sensibilizar a la sociedad sobre los derechos de la mujeres y garantizarles que los ejerzan. Quienes han adoptado estas decisiones deberían ser conscientes de que una víctima que no tiene garantizada su seguridad y la de sus hijos jamás va a dar el paso de presentar una denuncia.

Por eso, es lamentable que el Partido Popular haya utilizado la excusa ideológica de la crisis económica para retroceder en un asunto que debería estar en la primera página de la agenda política de todas las administraciones, porque hablamos de salvar vidas. Conviene recordar el escalofriante dato de más de 800 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas desde el año 2003 hasta hoy, 800 vidas truncadas a las que se suman las de esos niños y niñas huérfanos, 41 en el mismo periodo de tiempo. Además, las estadísticas no contemplan la crueldad extrema de la violencia machista en toda su dimensión, que se manifiesta aún con mayor desgarro cuando las víctimas son amigos, familiares o incluso los propios hijos.

Gracias a las iniciativas puestas en marcha por gobiernos del PSOE, de manera especial a la aprobación de la Ley Integral contra la Violencia de Género en el año 2004, España se convirtió en un país de referencia. Sin embargo, hoy varios organismos internacionales, entre ellos la ONU, nos dan un suspenso por los retrocesos experimentados en los últimos años.

La fría estadística nos reafirma en que la crisis no puede ser una excusa para desproteger a las víctimas y dejar desamparados a sus hijos e hijas, como tampoco para abandonar estrategias de prevención y sensibilización. Los socialistas nos negamos a aceptar esa realidad y por eso nos hemos planteado tres retos muy importantes.

El primero de ellos es sumar voces a favor de los derechos humanos, actuando desde todos los frente, con los colectivos feministas, las organizaciones sindicales, los partidos políticos, las instituciones educativas, los agentes sociales y económicos, y todos aquellos que tengan algo que decir en Defensa de un país libre de violencia de género.

En segundo lugar estamos promoviendo un gran acuerdo social, político e institucional, con mociones en ayuntamientos, diputados y con una iniciativa en el Parlamento, para hacer cristalizar ese gran Pacto de Estado que está reclamando desde Andalucía la presidenta del gobierno autonómico, Susana Díaz. En Almería ya hemos solicitado al Ayuntamiento, a través de una moción al pleno, que la ciudad sea considerada “municipio libre de violencia de género” y con ello esperamos que el Consistorio a dote los servicios municipales de atención a las víctimas de los fondos necesarios para que funcionen de forma efectiva, garantizando así seguridad a las mujeres que sufren violencia de género para hacer frente a lo que significa dar un paso adelante y huir del horror.

Y por último, debemos recuperar el espíritu que nos llevó a aprobar la Ley Integral en el año 2004 y lo haremos con un presidente comprometido con los problemas de la mujeres, con sus derechos y con su seguridad. Por ello me sumo a las palabras del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, al afirmar que “fuimos quienes lideramos la lucha contra la violencia de género y volveremos a hacerlo”.

 

Publicado en Ideal de Almería, el 25 de noviembre de 2015

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario