Ni un minuto que perder

El 16 de mayo, cuando Susana Díaz vino a Almería para participar en el acto de presentación de mi candidatura a las elecciones municipales, hizo varios anuncios de importancia que no ha tardado en cumplir. En aquel acto en el Teatro Cervantes, la entones candidata del PSOE a la Presidencia de la Junta aseguró que, en cuanto consiguiera ser nombrada presidenta, iba a tomar dos medidas urgentes: la primera, bonificar los exámenes B1 de idiomas para que en Andalucía no hubiera nadie ningún universitario que no pudiera terminar sus estudios por falta de recursos económicos. Además, también adelantó que iba a seguir tomando decisiones para luchar contra los desahucios, porque a quien le quitan una vivienda –como dijo muy acertadamente– no le están quitando dos o tres habitaciones, sino un proyecto de vida.

 Dicho y hecho. El pasado jueves, Susana Díaz nombraba a sus consejeros y el mismo viernes ya se estaba produciendo la primera reunión del Consejo. En otras ocasiones, la primera reunión del Ejecutivo andaluz ha sido meramente testimonial, pero la presidenta quiso que, en esta ocasión, sirviera para aprobar medidas concretas que son muy necesarias para los andaluces. Como ha repetido la presidenta en los 80 días que ha durado el bloqueo a su investidura, no tenemos ni un solo minuto que perder.

 Las dos medidas aprobadas por el Gobierno andaluz son pioneras en España. En el caso de las ayudas para los exámenes del B1 de idiomas, Andalucía es la primera comunidad autónoma en ofrecer una beca de este tipo, para ayudar a los universitarios a pagar un examen que acredita su dominio en un idioma extranjero, requisito que es necesario para la obtención del título universitario. Estas ayudas, que cubrirán con un máximo de 300 euros los gastos de matrícula y el curso de formación necesario, van a suponer el desembolso de unos tres millones de euros por parte de la Administración andaluza.

 Junto a esta medida, también se ha dado luz verde a dos anteproyectos de ley que amplían y refuerzan las medidas contra los desahucios. Estas normas incorporan como principales novedades el ejercicio del derecho de compra preferente de las viviendas afectadas por parte de la Junta, la creación de un tribunal específico de arbitraje y un sistema integral de asesoramiento, para evitar que este drama se siga produciendo en nuestra tierra.

 (Artículo publicado en ‘Diario de Almería’ el 26 de junio de 2015)

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario