Lo que cabe en un voto

A mediados del próximo mes de junio se cumplirán 38 años desde que los españoles recuperamos la democracia y pudimos acudir a votar por primera vez en unas elecciones generales. En estos 38 años, a fuerza de repetirlo, los ciudadanos hemos normalizado el hecho de acudir al colegio electoral. Nada hay tan sencillo como coger una papeleta y meterla en la urna y, sin embargo, pocas cosas hay tan importantes.

 El próximo domingo, en las elecciones andaluzas, cuando depositemos nuestro voto, estaremos eligiendo el futuro que queremos para nuestra tierra. Aunque parece una simple papeleta, en nuestro voto irá lo que queremos para nosotros y nuestras familias.

 Eligiendo a Susana Díaz, en nuestro voto irán los libros gratis y las becas con las que estudian nuestros hijos, el aula matinal, el transporte, las clases de refuerzo. En nuestro voto irá la sanidad universal y gratuita, el dinero que los pensionistas andaluces no tienen que pagar en la farmacia cuando van a retirar sus medicamentos, porque se lo adelanta la Junta de Andalucía, y los complementos a las pensiones no contributivas que también paga la Administración andaluza.

 En nuestro voto, además, irán las ayudas a la dependencia, que la Junta de Andalucía está sufragando ya en un 80% porque el Gobierno cada vez ha ido pagando menos, y también irán los planes de empleo que ha puesto en marcha el Gobierno de Susana Díaz y que han permitido que 8.000 almerienses hayan encontrado un trabajo y estén llevando un sueldo a su casa en unos tiempos más que difíciles. Por pequeño que parezca la papeleta, todo eso cabe en el voto.

 Por eso, el domingo espero que la afluencia a los colegios electorales sea masiva. El momento histórico que estamos viviendo requiere que le demos a nuestro voto el valor que tiene y ejerzamos nuestro derecho al sufragio. Este domingo, podremos elegir entre dos modelos de futuro: el de Susana Díaz, que considera que lo primero deben ser las personas, y el modelo de la derecha, el de Rajoy, el de un presidente que ha rescatado a los bancos y ha vendido nuestros derechos al mejor postor. El resto de las opciones electorales son experimentos poco recomendables cuando nos estamos jugando tantas cosas y tan importantes.

 (Artículo publicado en ‘Diario de Almería’ el 19 de marzo de 2015)

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario