Desmontando a Amat

A los dirigentes del PP de Almería deberían darles un premio por su capacidad para inventar excusas. El mejor ejemplo lo tenemos en las obras del AVE entre Almería y Murcia, unas obras que están paradas desde la llegada del PP al Gobierno y que no hay visos de que vayan a reanudarse en mucho tiempo.

A estas alturas, después de dos años y medio de gobierno del PP, de boca de Gabriel Amat o de sus compañeros del PP almeriense hemos escuchado los argumentos más peregrinos para intentar justificar lo injustificable, que las obras de la alta velocidad están en dique seco.

La primera excusa la dieron nada más llegar al poder, cuando Rafael Hernando dijo aquello de que se habían encontrado una situación muy complicada porque había muchas expropiaciones pendientes de pago. El propio Gobierno se encargó de desmentir a su diputado cuando admitió, en una respuesta parlamentaria emitida a finales de 2013, que el Gobierno socialista había realizado hasta finales de 2011 pagos de expropiaciones por valor de 14,3 millones de euros, mientras que el Gobierno del PP, desde el 1 de enero de 2012 hasta mediados de 2013, sólo se había gastado 209.000 euros.

Como ya no podían seguir con el cuento de las expropiaciones, Amat y sus acólitos pasaron a la excusa de los intereses. Así, empezaron a quejarse de que la situación era muy difícil porque había que pagar intereses por obras que ya estaban hechas, como los túneles de Sorbas. Efectivamente cuando un Gobierno decide financiar una obra tiene que pagar intereses, pero ese dinero no se detrae en ningún caso de las partidas destinadas a obra nueva.

Lo único cierto, por lo tanto, es que desde el Gobierno del PP incluye cada año en los Presupuestos Generales del Estado dinero para obra nueva del AVE entre Almería y Murcia, pero nunca se lo gasta. En 2013, de los 100 millones presupuestados dejaron de gastarse 83 (sólo se gastaron 17) y si a esa cantidad les sumamos los 100 que tampoco les va a dar tiempo a gastarse este año, tenemos ya, como mínimo, 183 millones de euros tirados a la basura.

Al final, la verdad se impone. El AVE de Almería está completamente paralizado y la razón no son las expropiaciones ni los intereses, sino el desinterés del Gobierno por nuestra provincia. En el resto de España la alta velocidad sigue adelante y aquí lleva más de dos años parada. ¿Hasta cuándo?

Etiquetas:

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario