Nuevo ataque a las energías renovables

Hace menos de un año, el pasado mes de septiembre, supimos que el 50% de las empresas de energías renovables de Almería habían desaparecido desde la llegada del Gobierno de Rajoy. Nuestra provincia había apostado fuerte por este sector: se crearon muchas plantas y muchos autónomos también se lanzaron a instalar placas fotovoltaicas. En sólo los dos primeros años de Gobierno del PP, la mitad de esas instalaciones desaparecieron, según denunciaron los empresarios, que ya por entonces temían que la situación fuera a peor. Pues bien, efectivamente ha ido a peor.

El sector de las energías renovables tiene ante sí un futuro más que oscuro, como consecuencia de las normas que está aprobando el Gobierno central. La última de ellas, el Real Decreto aprobado el 6 de junio, supondrá en la práctica la desaparición de las primas a las energías renovables, lo que tendrá como consecuencia directa la pérdida de muchos puestos de trabajo. Así, sólo en Andalucía las plantas verán reducidos sus ingresos en 340 millones de euros al año, lo que puede afectar a unos 4.000 empleos directos. También pondrá en riesgo, sólo en nuestra comunidad autónoma, 950 proyectos que ya  estaban priorizados, lo que supondrá paralizar inversiones por valor de 11.700 millones que habrían creado 38.000 puestos de trabajo.

El sector de las renovables está siendo minado y castigado continuamente por las decisiones del Gobierno de España, que no ha hecho más que cambiar las reglas a mitad del juego. Haciendo un repaso por lo ocurrido en los últimos tres años, se observa que la acción del Gobierno en esta materia ha sido una sucesión de ataques. Primero, determinó una moratoria en las primas, después aprobó un impuesto del 7% a los ingresos por generación eléctrica, más tarde fijó nuevos criterios para los proyectos que ya se habían sometido a tramitación y ahora ha aprobado un Real Decreto que cambia radicalmente el tratamiento retributivo de esta electricidad y lo hace, además, con carácter retroactivo, cambiando las condiciones económicas de unos proyectos que se cerraron con las entidades financieras en unas condiciones de ingresos muy distintas.

Frente a los ataques del PP, el Gobierno andaluz sí apuesta por las energías renovables y desde hace años viene desarrollando una política energética centrada en el ahorro y la eficiencia, basada en decisiones consensuadas con el sector. Así, el Gobierno de Susana Díaz ha aprobado medidas como el plan de impulso a la construcción sostenible, que prevé la creación de más de 6.000 empleos; la aprobación de nueva normativa que facilita los trámites de apertura de instalaciones de energías limpias; un plan estratégico para el periodo 2014-2020 e incentivos a través de un nuevo concurso de parques eólicos.

Todo ello ha hecho posible que actualmente Andalucía sea pionera y referente en estas energías, hasta el punto de que las renovables aportan ya el 34% de la electricidad que consumimos los andaluces.

El Gobierno de Rajoy no deja títere con cabeza, criminaliza a las renovables, mientras trabaja a favor de opciones como las prospecciones petrolíferas, el ‘fracking’ o la prolongación de la vida de las centrales nucleares. Entretanto, los socialistas vamos a seguir luchando por las energías limpias y apoyando al sector. Esperamos también que prosperen los recursos que ha interpuesto la Junta ante el Tribunal Constitucional contra cuatro normas estatales, ahora ya cinco, que atacan a las renovables, eliminando ayudas para que no sean rentables y estableciendo una gran inseguridad jurídica que lleva a la ruina a las empresas y ahuyenta inversiones.

Etiquetas:

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario